jueves, 27 de junio de 2013

Introducción a mi libro recién editado (Tomo 2)


MARTÍN-CANO, F. (2013): 259 - (2013): Introducción del libro recién editado: Sexualidad femenina en RITOS, OBRAS DE ARTE Y MITOS. Editado por Cristian Andrés Sotomayor Demuth, en periódico chileno El Ciudadano. http://www.elciudadano.cl/2013/06/23/71858/sexualidad-femenina-en-ritos-obras-de-arte-y-mitos-del-mundo-de-la-diosa-a-la-sociedad-patriarcal-tomo-2/, http://fmartincanoabreu.blogspot.com.es/2013/06/introtomo2.html
-----

Francisca Martín-Cano Abreu nos presenta el segundo tomo de su libro “Sexualidad femenina en ritos, obras de arte y mitos”. “Del mundo de la Diosa a la sociedad patriarcal”.

En el Tomo 2 hablamos de la sexualidad femenina… según reflejan los ritos, las obras de arte (presentamos más de 2.000 ejemplos), y los mitos de sociedades prehistóricas, en época de transición al patriarcado y de culturas primitivas maternales. Y las conclusiones de nuestros estudios interdisciplinares,

RITOS

En el Apartado IV. Sexualidad femenina en arcaicos rituales sagrados de «la religión del amor», sensual y vitalista: Expondremos los más arcaicos rituales sagrados en honor de la más arcaica divinidad adorada. ¡Eran sexuales! ¡Y celebrados, hasta bien entrada la época histórica, exclusivamente por mujeres en honor de la Diosa Madre Naturaleza! Única diosa que coronaba el panteón de las religiones matriarcales mistéricas de todos los continentes.

Incluiremos imaginados ritos de hace 5.300, 2.580,… Y los acompañaremos de fotos o de dibujos de pinturas, de esculturas, o de grabados de diferentes regiones, que presentan imágenes femeninas.

Servirán como modelos de las participantes de los ritos de los que informamos (si no mostramos participantes masculinos, es porque no existían representaciones artísticas de esos períodos que los incluyeran. Sólo en la Edad del Bronce, aparecen varones itifálicos).

Este estudio pondrá de manifiesto que es éste uno de los campos en los que se corrobora con más exactitud la verdad de nuestra interpretación de la potentísima sexualidad de la mujer prehistórica. En principio, los rituales sagrados se caracterizaban por ser exaltadores de la voluptuosidad e impudicia femenina, tanto en relaciones lésbicas como con animales.

Precisamente el que las féminas inventasen ceremonias religiosas mágicas, fundamentándolos en mitos de exagerada tendencia matriarcal, y que los rituales, tuviesen la finalidad de complacer las pasiones voluptuosas de sus practicantes, mientras abandonaban la satisfacción de los varones, probaría la gran capacidad de decisión femenina, así como el sometimiento masculino, causa de su posterior revolución patriarcal.

Con ellos conminaban a la Madre «Naturaleza», por ejemplo, para que enviara los fenómenos de la lluvia, cifrados en mensajes metafóricos sexuales, pensando que salían de su Gran Útero Divino.

Así, le pedían la lluvia con actos mágicos de humidificación de sus genitales, ya que como representantes de la Diosa, (creían) les haría caso y mágicamente la Divina Madre Naturaleza enviaría potentes torrentes húmedos; o le demandaban que los protegiera contra la sequía y la canícula, dando de «beber» a canículas sedientas, con la humedad que salía de su vulva: lubricación vaginal y eyaculación uretral que (creían) mágicamente aplacaría también la sed canicular de la Divina Madre Naturaleza Abrasadora.

Los rituales alentadores de la impudicia femenina, eran del tipo de:

a) Orgías (masturbación de mujeres, tanto a solas, como con compañeras en relaciones lésbicas o de amor uranista / amor entre personas del mismo sexo).

[La acepción propia del término orgía es ira, furor, desenfrenado. La palabra en época antigua definía los actos sexuales que practicaban exclusivamente mujeres, sin varones. El término ha sido usado de forma incorrecta en muchos manuales de divulgación al referirse a ritos promiscuos. Y hoy día se sigue usando inexactamente para describir las uniones sexuales colectivas entre sujetos de ambos géneros, que deberían ser descritos de forma más precisa como bacanales (resumen de lo afirmado por los enciclopedistas de la E. U. I., T. 40, 1988: 361). La palabra orgía también definía en Grecia las esculturas fálicas usadas como objeto sexual / consolador: de apariencia de genitales masculinos, antropomorfizadas como figuras femeninas / hermafroditas. Ilustraremos unos noventa dibujos de orgías].

b) Ritos libertinos con animales, bien cunilingo / cunnilingus, o bien verdaderos actos de bestialismo de carácter sagrado. En estos rituales las Sacerdotisas, mediante el estímulo de su deseo como «sujetos» en busca de placer, conminaban mágicamente a la Madre Naturaleza / Diosa de la Fertilidad, a través del animal que representaba una de sus facetas positivas o negativas (asociada a constelación animalística), a fin de que enviara ciertas gracias. O intentaban propiciar «sexualmente» su protección contra ciertos fenómenos maléficos (que se creían eran) enviados cuando la Madre Naturaleza se enfadaba.

c) Después, con la evolución de las creencias y el politeísmo que dio entrada a las divinidades masculinas y a los varones que los representaban, las mujeres realizaban actos sexuales sagrados con varones. Y entonces ambos: mujeres y varones, como representantes de la Pareja Divina, intentaban propiciarlos conjuntamente. Los ritos sagrados, en los que participaban a la vez, eran: hierogamias sacras y promiscuidad ritual sagrada / festiva o bacanales.

Lo que patentiza que, antes de que las religiones patriarcales extendieran por la mayor parte de las culturas de Occidente, la represión de la sexualidad femenina y le quitara el derecho a ejercer rituales sagrados, contrariamente, las religiones matriarcales, potenciaban la sexualidad femenina, más que la masculina, sobre todo la de sus sacerdotisas, las más arcaicas participantes en rituales religiosos.

Y muestras también de que antes de que las sacerdotisas fuesen castigadas con la muerte, si rompían su voto de castidad, era precisamente y contrariamente su satisfacción sexual, el fundamento de los rituales de fertilidad: Robert Graves recoge el hecho histórico de que también las Vestales romanas habían practicado actos libidinosos sagrados en sus ritos en honor de la Diosa, antes de que Tarquino el Viejo en el siglo VI adne, dictase la ley que las obligaban a la virginidad (Husain, 1997: 104).

OBRAS DE ARTE

En el Apartado V. Realizaremos un análisis de los papeles y conductas sexuales reflejados en obras de arte. Y veremos que:

Las exclusivas obras de arte prehistóricas de todo el universo, son de mujeres enseñando su sexualidad natural: embarazo, parto, sexualidad a solas…

O son de dos mujeres muy compenetradas / ídolos dobles femeninos bicéfalos en un solo cuerpo. Los interpretamos como representación metafórica de la homosexualidad femenina / relaciones lésbicas.

Y mostraremos otras imágenes artísticas arcaicas que reflejan mujeres ejerciendo todo tipo de profesiones.

De lo que se deduce que la sexualidad femenina en la Prehistoria estaba más desarrollada que la de los varones (heredada de primates, reflejada en el arte, y alentada por los ritos sexuales sagrados), así como que realizaba todo tipo de tareas, muestras de su autonomía e independencia respecto a un varón en lo económico.

MITOS

En el Apartado VI, examinaremos los papeles y conductas sexuales reflejados en algunos mitos: Mitos que reflejan de forma exagerada los Códigos Matriarcales pacifistas y que aún se conservaban en las culturas en transición al patriarcado. Acreditadores por tanto que habían sido heredados y creados por una sociedad anterior.

Seguiremos con los mitos de fuerte ideología patriarcal, reflejo de los Códigos Patriarcales agresivos, auténticos «mitos terroristas machistas» que narraban que el Principio Femenino y las protagonistas femeninas eran despreciadas, vencidas y castigadas de forma despiadada. Reflejo por tanto de la belicosa «revolución patriarcal» y del vencimiento, tanto de la Diosa, como de las defensoras de la sociedad matriarcal.

La evolución mítica refleja que fueron inventados por el patriarcado para reprimir la potentísima sexualidad de la mujer prehistórica y a la vez potenciar la sexualidad masculina. Y con su fuerte adoctrinamiento, consiguieron por fin cambiar las actuaciones sexuales autónomas de la mujer: dejándola sin derechos y sin voto y emprendiéndose una campaña bestial en favor de la mujer “domesticada” (J. J. López, 1994: 594).

ESTUDIOS INTERDISCIPLINARES

En el Apartado VII, expondremos nuestras conclusiones de estudios interdisciplinares. Así como algunas de las afirmaciones que los padres de la Arqueología y la Antropología empezaron a realizar hace más de cien años. Afirmaciones inadmisibles, que han sido ampliamente divulgadas por algunos historiadores del siglo XX y mantenidas aún en el siglo XXI, a pesar de que no hay (ni aportan) pruebas, que las avalen, incluso están en contra de muchos datos objetivos que las contradicen.

Afortunadamente, desde que muchas mujeres se han cercado a estas disciplinas, han expuesto hipótesis validadas por gran cantidad de datos que las apoyan, y desbaratan por tanto las insostenibles de los padres de la Arqueología y la Antropología.

***

Martín-Cano, F. (2013): Sexualidad femenina en RITOS, OBRAS DE ARTE Y MITOS. Del mundo de la Diosa a la sociedad patriarcal. Editado por Chiado Editorial, 347 págs., ISBN: 978-989-51-0219-8. Depósito Legal n.º 355559/13. 1.ª edición: Maio, 2013.